fluor dental

¿Qué es el flúor y para qué sirve?

Gracias a la televisión y a la publicidad, todos conocemos que el flúor es uno de los componentes principales de los dentífricos o pastas dentales. Pero, ¿qué hace este componente sea de tanta importancia y deba utilizarse con tanta regularidad?

En el transcurso de la vida, es necesaria una adecuada salud dental y el flúor es uno de los elementos básicos que ayuda a que esta necesidad se haga realidad.

Definición de flúor

El flúor o fluoruro es un mineral que es posible encontrar extendido en la naturaleza,  en la corteza terrestre, contenido en algunos depósitos de agua y alimentos. En el área de la salud bucal, el flúor es un ingrediente activo de diferentes productos que ayuda a proteger la salud de los dientes.

Al entrar en contacto con el esmalte de los dientes, el flúor inhibe la pérdida de minerales haciéndolos más fuertes y resistentes. Se puede conseguir en alimentos como diferentes tipos de fruta, el arroz, el trigo, las espinacas y el pescado azul.

Aunque se consigue en la naturaleza, las cantidades disponibles son muy pequeñas. En diferentes países, sus instituciones preocupadas por la salud de las personas  no solo invierten en campañas para el uso de dentífricos y enjuagues que lo contengan, también han decidido fluorizar el agua como método adicional de prevención de la caries.

Beneficios del flúor

Es muy importante crear hábitos correctos de higiene bucal desde los primeros años de vida, así como realizar revisiones periódicas con el odontopediatra, al menos una vez al año o con la periodicidad que el especialista recomiende. Este profesional hará la revisión apropiada del estado de la boca del niño y dará las recomendaciones y pasos a seguir para cualquier tratamiento.

El uso regular de dentífricos con flúor otorgan los siguientes beneficios:

  • Refuerza la estructura del esmalte.
  • Remineraliza el esmalte.
  • Reduce la desmineralización.
  • Previene la caries dental y retrasa su avance.

La base central del cuidado dental es la buena rutina de higiene. Desde muy temprano, ayudaremos y supervisaremos al niño en el correcto cepillado hasta los 6 años aproximadamente. 

La idea es que se cepille los dientes 3 veces al día, después de cada comida. Después, puede añadirse a la rutina el uso de enjuagues bucales con flúor, siempre y cuando el niño tenga la edad suficiente para evitar el reflejo de tragarse el enjuague. Además, es necesario utilizar el cepillo interdental.

En la edad adulta es necesario cepillarse, por lo menos, dos veces al día con una pasta dental de calidad, incorporar el uso del hilo dental y un enjuague bucal con flúor. Esta rutina es la piedra angular en la prevención de enfermedades bucales, con especial énfasis en la caries.

He aquí las razones por lo que es necesario el uso de la concentración apropiada de flúor en nuestra vida, sobre todo en edad adulta para una completa y óptima salud bucal.

Si tienes cualquier duda puedes consultarnos en nuestra clínica dental en Burgos o nuestra clínica dental en Palencia.