carillas dentales

Las carillas dentales, el último avance en estética dental que te convencerá

En el mundo de la Odontología Estética, las carillas dentales son de los tratamientos más solicitados. El motivo está en que tienen la capacidad de cambiar la apariencia de una sonrisa de forma radical en un momento. 

Los pacientes pueden obtener una dentadura deslumbrante sin procedimientos dilatados y dolorosos, como en otras épocas. Además, los resultados pueden ser muy duraderos aplicando los debidos cuidados. 

A continuación, explicamos más acerca de este procedimiento estético que está cambiando la vida de muchas personas.

Las carillas dentales y cuándo usarlas

Son unas láminas de composite o porcelana extremadamente finas. Estas se adhieren a la superficie visible de la pieza dental para mejorar su apariencia. De esta forma, quedan a la vista cuando el paciente sonríe.

Como consecuencia, su objetivo es estrictamente estético. No modifica o altera en absoluto la funcionalidad o estructura de las piezas dentales en las cuales se colocan.

Las carillas están elaboradas a la medida de cada uno de los dientes del paciente para favorecer su aspecto natural. También es así para garantizar que su colocación no cause incomodidad o interfiera en la mordida, lo que podría impedir masticar apropiadamente. 

El objetivo principal de estas piezas dentales es la de modificar la apariencia de los dientes con los que el paciente no está conforme, ya sea por su posición, color, tamaño o forma.

Muchos defectos comunes son corregidos con el uso de las carillas dentales, como son: 

  • Dientes torcidos
  • Piezas separadas o diastemas
  • Manchas
  • Irregularidades
  • Desgastes

Incluso, si el problema no es muy grave, puede solventarse con este procedimiento en vez de recurrir a la ortodoncia. Lo mismo aplica para dientes oscurecidos después de una endodoncia o calcificados, lo que evitaría el blanqueamiento interno.

Los riesgos de las carillas dentales

Las carillas dentales no presentan ningún tipo de riesgo a la salud bucal. No obstante, según la posición o el color del diente, puede requerir de un tallado para que la carilla quede bien.  Generalmente, las de composite requieren menos tallado que las de porcelana. En algunos casos, ni siquiera es necesario realizar esta acción, la cual consiste en desgastar el esmalte.

Cuando los dientes están muy amarillos o en alguna posición inadecuada se realiza un contorneado estético. Frecuentemente, esto se hace de una forma tan leve que no necesita anestesia.

Blanquear las carillas

No es posible blanquear las carillas dentales. Por tal motivo, es imprescindible asegurarse de que estas tengan el color correcto o deseado. Para esto, nuestros dentistas en Burgos o Palencia debe hacer varias pruebas a su paciente con la finalidad de definir el tamaño, forma y color más convenientes.

Si alguno de estos factores no es del gusto del paciente en el momento de su colocación, entonces habrá que retirar la carilla y hacer una completamente nueva. 

En cuanto al color, influye considerablemente el grosor de la carilla dental. Cuanto más delgada sea, más natural y traslucido será su efecto. En cambio, si es más gruesa el color será más sólido y se verá más artificial. 

En este sentido, es necesario tener en cuenta que si los dientes del paciente son amarillentos y se le coloca una carilla fina, el tono se percibirá a través de ella. Por lo tanto, será necesario blanquear la dentadura antes de poner las carillas dentales.

Solo así, será posible cumplir totalmente con la finalidad de la estética dental de este procedimiento odontológico. Finalmente, el paciente lucirá una sonrisa con dientes blanco y radiantes.

extraccion muelas juicio

Extracción de las muelas del juicio. Te contamos el proceso.

Una de las formas de prevenir problemas futuros en tu dentadura es a través de la extracción de las muelas del juicio, aun cuando estas no estén causando ningún inconveniente al momento.

Este procedimiento quirúrgico es utilizado para retirar una o más terceras molares de los extremos posteriores de tu boca

Se hace tras una valoración completa basada en pruebas diagnósticas a causa de: apiñamiento excesivo, mala posición de las muelas, infecciones bacterianas a causa de no haber emergido en su totalidad, lesiones del hueso, quistes, entre otras.

Cualquiera que sea el caso, aquí te explicamos cómo se lleva a cabo este procedimiento y algunos aspectos que debes saber antes de someterte a ella.  

Preparación especialista

Según la profundidad de la extracción este procedimiento puede ser realizado por nuestro dentista o por nuestro cirujano oral en una sala quirúrgica. Dependiendo del contexto, el profesional estará en la libertad de decidir si utilizar anestesia local o sedación. Incluso, también podría aplicar anestesia general para que puedas mantenerte tranquilo durante el proceso.  

Preparación para la cirugía

Debes saber que este procedimiento es ambulatorio. No obstante, es importante que recibas instrucciones necesarias sobre el qué hacer antes de la cirugía programada y por supuesto en el día de la misma. Para esto, realiza preguntas como:

  • ¿Necesito compañía tras el procedimiento?
  • ¿Qué alimentos debo evitar?
  • Si cumples algún tratamiento: ¿Puedo tomar medicamentos recetados antes de la cirugía?
  • ¿Debo evitar alguna medicación antes de la cirugía?

Proceso de extracción de las muelas

Una vez realizada la anestesia, el odontólogo o cirujano local:

  1. Realiza una incisión en el lugar del tejido de la encía, con el propósito de que el hueso quede totalmente expuesto para su manipulación.
  2. Extrae la pieza que se encuentra bloqueando el acceso hacia la raíz de la muela.
  3. Fragmenta la muela en secciones para facilitar el proceso de extracción.
  4. Una vez extraído el hueso, se asea el lugar de donde se ha extraído la muela para retirar cualquier residuo.
  5. Se sutura para facilitar la cicatrización (no siempre será necesario).
  6. Cuando haya finalizado el procedimiento, se procede a la cura. Esto incluye colocar gasa en el sitio para que se pueda controlar el sangrado.

Después de la extracción

Como sabes, toda cirugía implica un periodo de recuperación y la extracción de la muela del juicio no escapa de esta etapa.

Generalmente, este proceso suele llevar unos pocos días. Lo importante de esto es que, durante el tiempo que dure la misma, tú puedas descansar y tomar el reposo necesario para poder contribuir con la correcta cicatrización y la toma de medicamentos según lo recetado por tu especialista.

Es muy normal que se presenten ciertos sangrados en la herida. Para controlarlos, puedes hacer suaves mordidas sobre gasas, cambiarlas constantemente y elevar la cabeza sobre almohadas en el momento de descansar.  

Sumado a esto también puedes:

  • Colocar compresas de hielo en la mejilla para reducir la inflamación
  • Al segundo día aplicar calor con un paño húmedo
  • Enjuagar constantemente la zona con agua tibia y sal
  • Consumir alimentos blandos
  • Cepillar los dientes con cuidado

Asegúrate de seguir las indicaciones médicas post operatorias. Cada situación varía según el contexto. Y si aun así continuas con dudas, entonces contáctanos, concreta una cita con nuestra clínica dental en Burgos o Palencia y nuestros profesionales te orientarán en todo lo que necesitas saber.

sedacion consciente burgos palencia

Te contamos qué es la sedación consciente y para qué sirve

Reconocemos que, en ocasiones, acercarte a tu dentista , puede provocar ansiedad o ansiedad, por la incertidumbre de qué es lo que vamos a hacerte. Pero, ¿sabías que existe un método que ayuda a que la experiencia sea más placentera y beneficiosa? Se trata de la sedación consciente.

En este artículo te vamos a demostrar de qué se trata y cómo se puede usar para que te sientas aliviado al asistir a nuestros dentistas de Burgos o de Palencia.

¿Qué es la sedación consciente?

La sedación consciente se trata de una técnica que es usada por los odontólogos para aquellos pacientes que les temen a las jeringuillas. Son ideales para niños, personas que sufren algún trauma psíquico o alguna discapacidad cognitiva.

Esta sedación consciente, como su nombre lo dice, permite que el paciente se mantenga consciente, pero en estado de relajación mientras dura el tratamiento. Es un método que ayuda a evitar estados de nerviosismo o preocupación frecuentes en pacientes durante ciertas prácticas que pueden considerarlas invasivas.

La odontofobia es una realidad que afecta a muchas personas. Pero, gracias a este tipo de sedación, es posible asistir al dentista sin sentir ese miedo que puede llegar al extremo de rechazar incluso los simples tratamientos necesarios para la higiene bucal.

Diferencia entre sedación y anestesia

No se deben confundir estos dos métodos para tratar a los pacientes, ya que son totalmente diferentes.

La anestesia ayuda a atenuar el dolor que puede sentir el paciente durante un procedimiento dental. Se administra, a través de una jeringuilla, un fármaco que adormece o causa ausencia temporal del sentido del tacto en una zona específica.

En el caso de la sedación, se inyecta de manera intravenosa o intramuscular. Permite que el cuerpo entero del paciente se relaje al punto de sentirse calmado y somnoliento entre 40 y 60 minutos, dependiendo de la dosis aplicada y de la susceptibilidad del paciente.

¿Cuándo se debe usar la sedación consciente?

  • La principal causa o motivo para que un médico decida hacer uso de esta técnica es que el paciente sea una persona hipersensible, un niño o alguien con una condición cognitiva.
  • Cuando se les coloca a los pacientes implantes que implican mucho dolor o movimiento de huesos. Tales como cirugías de encía o procedimientos de larga duración.
  • También se puede aplicar a solicitud del paciente, ya sea por miedo al dolor o por su condición de angustia o estrés nervioso frente al tratamiento odontológico.

La sedación consciente ayuda a que el paciente se relaje, que no sienta dolor o malestar alguno. Además, el dentista podrá trabajar de manera tranquila sabiendo que no está causando incomodidad.

Algunas ventajas de la sedación

Siendo una técnica que relaja al paciente, las ventajas no solo se ven durante el procedimiento, sino también posteriormente. Aunque no se sufre dolor o incomodidad, el paciente está en capacidad de moverse y de comunicarse con facilidad para cooperar con la labor del médico.

De igual manera, el proceso post operatorio suele ser más cómodo y sencillo, ya que la sedación ayuda a minimizar el riesgo de consecuencias de una cirugía maxilar.

limpiar ferula dental

¿Cómo limpiar la férula dental?

Las férulas dentales son piezas de ortodoncia removible, que pueden tener múltiples funciones. Las más comunes son las utilizadas para combatir el bruxismo. También están las de blanqueamiento, mantenimiento, quirúrgicas, de periodoncia, bucales y radiológicas. Sabemos que ofrecen una infinidad de ventajas. No obstante, la falta de higiene puede producir infecciones. 

En este artículo explicamos cuáles son las herramientas y los pasos necesarios para mantener una férula en condiciones óptimas. 

Rutina de limpieza para una férula dental

El primer paso es adquirir un cepillo de uso exclusivo para su limpieza. Su tamaño debe facilitar el acceso a todas las hendiduras del protector. Recomendamos que sea medio o suave, para evitar posibles daños en su superficie. 

Higiene diaria

La rutina de limpieza dental diaria consiste en eliminar las bacterias y restos de saliva, justo después de retirar la prótesis. La pasta dental no es recomendable, debido a que contiene componentes abrasivos. Como productos de limpieza se pueden utilizar las pastillas efervescentes especializadas en este tipo de prótesis o agua con jabón neutro.  

El proceso consiste en pasar el cepillo por toda su superficie (interior e invisible), utilizando movimientos circulares y ligeros. Luego se procede a enjuagar nuevamente con agua, para eliminar los restos de jabón. Finalmente se deja sobre un soporte plano para que se seque. 

Higiene semanal

Aunque se realice una rutina de limpieza diaria, es muy importante efectuar una limpieza más profunda todas las semanas. 

Estas son las mejores opciones: 

  • Utilizar una mezcla de agua con jabón de PH neutro. 
  • Adquirir un limpiador especializado en prótesis dentales. 
  • Realizar una mezcla casera de agua oxigenada y vinagre blanco.

Es importante dejar remojando la férula dental durante 20 min. aprox. En el caso de utilizar un limpiador especializado, hay que seguir el tiempo indicado por el fabricante. Este paso es indispensable para que el exceso de suciedad se desprenda. Una vez culminado este período de tiempo, se remoja nuevamente la prótesis en agua.

¿Cómo guardar una férula?

La férula dental debe tener un estuche especial para su almacenamiento, este es un requisito indispensable para garantizar una alta durabilidad. Este estuche también hay que mantenerlo limpio, para evitar la acumulación de bacterias. 

Es recomendable lavarlo por lo menos una vez a la semana. Dependiendo del material de fabricación, se puede utilizar el lavavajillas. También se puede usar la misma técnica de limpieza profunda: remojarlo durante 20 min en un producto de limpieza (especializado, casero o con jabón neutro). 

dientes leche se mueven quitar caen

¿Se deben arrancar los dientes de leche que se mueven?

Cuando tenemos hijos entre los 6 y 12 años de edad, es muy común que escuchemos la exclamación: ¡Tengo un diente flojo! Estas palabras son el indicio de que los pequeños están creciendo. Ha llegado el momento de cambiar sus dientes de leche, por los permanentes. 

Aunque se trata de un proceso natural, despierta múltiples dudas. En las siguientes líneas, explicamos qué son los dientes de leche y cómo lidiar con ellos cuando se mueven. 

¿Qué son los dientes de leche y qué hacer cuando se mueven?

Los dientes primarios, coloquialmente conocidos como dientes de leche, aparecen aproximadamente a los 6 meses de edad. Cumplen la función de guardar el espacio en la mandíbula, para que los dientes definitivos salgan correctamente. 

Es muy importante mantenerlos saludables. Cuando están lesionados o tienen demasiadas caries, los dientes permanentes también pueden infectarse. Las piezas primarias empiezan a caerse, cuando las permanentes erupcionan y destruyen sus raíces. De esta forma, liberan el espacio para que broten sin inconvenientes.

Los dientes de leche se caen siguiendo un orden natural

  • Entre los 5 y 6 años: Caen los incisivos centrales inferiores. 
  • Entre los 7 y los 8 años: Caen los incisivos centrales superiores y los incisivos laterales inferiores y superiores. 
  • 9 años: Caen los colmillos de la arcada inferior. 
  • 10 años: Caen los primeros molares superiores e inferiores.
  • Entre los 11 y los 12 años: Caen los segundos molares superiores e inferiores y los dos colmillos superiores. 

¿Se pueden extraer los dientes primarios cuando se mueven?

Arrancar un diente de leche antes de tiempo, puede aumentar el riesgo de sangrado, dolor o infección. También puede dañar el tejido sensible de la encía. Si el diente permanente no está listo para reemplazarlo, es posible que se genere una “maloclusión”. Esto quiere decir, que se produce una mala colocación de los dientes definitivos. Lo más recomendable es dejar que los dientes temporales se caigan por sí solos.

A continuación, compartimos algunos consejos para lidiar con un diente primario que se mueve.

  • Es importante vigilar su movimiento. 

La encía debe tener un color naranja saludable, tampoco deben existir manchas oscuras, agujeros ni sangrado. En el caso contrario, es indispensable visitar a un odontólogo. 

  • Darle de comer a los niños alimentos de una consistencia fuerte, como por ejemplo la manzana.

Esta estrategia permite aflojar los dientes poco a poco, hasta que se caigan definitivamente. 

  • En caso de que la pieza primaria no se haya caído y empiece a aparecer el diente permanente, lo ideal es que un dentista la extraiga.  
enfermedad periodontal

La enfermedad periodontal y salud general

Cuidar la salud bucal es tan importante como mantener una buena alimentación. Lucir unos dientes bonitos, fuertes y con encías saludable es vital para prevenir la periodontitis

La enfermedad periodontal es una patología crónica que se produce por la acumulación de bacterias. Causa lesiones en el periodonto que avanzan de forma progresiva. Si no son tratadas a tiempo, provocan la caída o pérdida de los dientes.

¿Cuáles son los cuidados básicos?

Los cuidados básicos de higiene oral son esenciales para tratar los dos tipos de enfermedades periodontales y están clasificadas como:

Gingivitis: es la primera fase de una enfermedad periodontal. En esta etapa se produce la acumulación de bacterias en los dientes. Al no ser eliminadas, se convierte en sarro dental. Los síntomas son enrojecimiento y sangrado de las encías. La gingivitis es una enfermedad que, al ser tratada a tiempo por el dentista, evita la complejidad de una periodontitis.

Periodontitis: La periodontitis es una enfermedad bucal irreversible. Se caracteriza por la pérdida estructural del aparato de inserción lo que ocasiona la caída de los dientes. Esta patología se ve con mayor presencia en los adultos y puede estar asociada a otras enfermedades.

Síntomas frecuentes

  • Encías inflamadas.
  • Mal aliento.
  • Dientes flojos o pérdida dental.
  • Dolor al masticar.
  • Pus entre los dientes y las encías.
  • Sangramiento bucal.

Cuidados bucales

Sin duda alguna, la mejor forma de evitar una enfermedad periodontal consiste en mantener una buena higiene. Esto significa cepillarse los dientes durante 2 minutos al menos dos veces al día, por la mañana y antes de dormir. Hacer uso del hilo dental antes de cepillarse permite remover las partículas de alimentos y bacterias acumuladas.

Acudir a nuestras dentistas de manera regular es otro aspecto importante para prevenir una periodontitis. Se recomienda hacer una limpieza dental una o dos veces al año. Por otra parte, la periodontitis es causada por una bacteria que, al entrar en el torrente sanguíneo, puede ocasionar otros trastornos (Enfermedades respiratorias, problemas con las arterias coronarias etc).

El tabaquismo es un factor perjudicial para la salud bucal. Fumar provoca que los tejidos de la cavidad bucal se vean afectados. Otro aspecto que conlleva a una enfermedad periodontal es la mala alimentación, el consumo de alcohol y algunas sustancias dañinas para el organismo.

El tratamiento adecuado para atacar esta patología consiste en eliminar completamente el sarro acumulado en los dientes con un curetaje o raspado radicular. La finalidad es la de evitar el avance en la aceleración de la destrucción de los tejidos. 

En casos más complejos se debe realizar una cirugía o hacer una inserción de hueso artificial. Además en personas que han perdido piezas dentales se pueden colocar implantes artificiales con prótesis dentales fijas o removibles.

encias sanas

Unas encías sanas, el principio de una boca sana

Al hablar de salud dental, la mayoría de inmediato lo asocia con el buen estado de los dientes. Aunque estos son protagonistas, la realidad es que no son los únicos. Además de estos existen otros factores a los que se debe tener presentes, como lo son la lengua y, por supuesto, las encías.

Para tener unos dientes sanos, en primer lugar, es necesario que las encías estén en buenas condiciones. Cuando estas se descuidan pueden llegar a sufrir algunas alteraciones que al final derivan en enfermedades sumamente delicadas.

Señales de encías poco sanas

Las encías pueden llegar a verse afectadas por diferentes razones por lo que vigilar su apariencia es un detalle fundamental. En caso de notar algún cambio, debes acudir inmediatamente con el especialista.

Entre los detalles que hay que tener presentes, están:

  • El color: Las encías son de color rosado por naturaleza, por lo que cuando este color cambia, es una señal de alarma. Pueden llegar a verse enrojecidas o incluso con una apariencia oscura.
  • Sangre: Ni sangrado ni mucho menos supurar. Cuando esto se presenta durante el cepillado o cualquier otro momento del día, algo no anda bien. Te aconsejamos visitar al dentista lo antes posible.
  • Cambio de volumen: Estas tienen un tamaño o apariencia particular que varía en cada persona. Cuando tienden a verse inflamadas o, por el contrario, retraídas, es necesario acudir al dentista.

A pesar de que existen diferentes patologías que pueden verse relacionadas con estas señales, principalmente son dos alteraciones. Ambas son mucho más comunes de lo que cualquiera podría pensar.

Gingivitis

Se calcula que alrededor de la mitad de la población mayor a 35 años sufre de gingivitis. Se trata de una inflamación de las encías como resultado de la acumulación de placa bacteriana que puede ir relacionada con un mal cepillado o mala higiene dental.

A pesar de que requiere de cuidados especiales, puede controlarse y ser inofensiva. No obstante, si se descuida, llega a derivar en periodontitis.

Periodontitis

Sumamente delicada y grave cuando no se le da la importancia suficiente, tanto para la salud bucal como en general. 

Aparte de los síntomas propios de la gingivitis, en este caso también se añade el deterioro y posterior destrucción de los tejidos que sostienen los dientes. Esto quiere decir que las encías se van retrayendo de a poco, dejando las raíces expuestas, favoreciendo la movilidad de las piezas e incluso su pérdida.

caries del biberon

Caries del biberón: síntomas, causas y tratamiento

Aunque te cueste creerlo, los bebés pueden desarrollar enfermedades bucodentales durante el proceso de brote de sus primeras piezas. La caries del biberón o rampante, como también la llaman debido a lo agresiva e invasiva que es, afecta a uno de cada cuatro niños antes de los 4 años, y 6 de cada 10 niños habrán tenido caries antes de los 12 años.

Ante estas cifras tan alarmantes, lo mejor es que sepas todo lo necesario acerca de esta enfermedad y puedas prevenirla a tiempo.

Qué es la caries del biberón y cómo se manifiesta

Se trata de una enfermedad que destruye la estructura de los dientes debido a la proliferación de bacterias, específicamente estreptococo mutans. Estas se alimentan de los azúcares residuales tras la alimentación. El resultado de la actividad de estos microorganismos es la elevación de los niveles de acidez bucal. En consecuencia, los minerales que protegen el diente merman hasta desaparecer.

Puedes descubrirla porque se presenta como pequeñas manchas blancas que luego se ven marrones o negras. Posteriormente, se puede ver cómo el diente afectado se deteriora hasta el punto de caerse si no recibe la atención necesaria.

Causas

La principal causa es el consumo de alimentos azucarados sumado a la higiene oral deficiente o la ausencia de esta. Erróneamente se cree que mientras el niño no tiene dientes, o cuando solo tiene pocas piezas, no es necesario limpiar la cavidad bucal, nada más alejado de la verdad.

Estas son las prácticas que conducen con mayor rapidez al desarrollo de caries del biberón:

  • Permitir que el niño se vaya a la cama y se duerma con el biberón.
  • Dejar que use el biberón como chupete.
  • Uso indiscriminado del chupete.
  • Mojar el chupete en miel, almíbares o untables dulces.
  • No limpiar la boca antes de dormir.
  • Consumo de bebidas azucaradas como, leche maternizada, gaseosas y zumos; así como de golosinas y bollería dulce.

Tratamiento para la caries

No existen tratamientos caseros para tratar la caries del biberón. Cualquier truco que se anuncie respecto a esto simplemente es falso.

Apenas notes que hay manchas, irregularidades en la superficie de un diente, que el niño se queja cuando mastica o consume alimentos fríos o calientes, debes traerlo a nuestros dentistas. La atención inmediata es vital para salvar tanto el diente temporal, como el diente permanente que yace debajo.

La edad del niño no importa. Si es necesario llevarlo al año, no hay razón para postergar la consulta con el especialista.

Lo más común es que se limpie la zona afectada y se coloque un empaste para detener el avance de la caries. También se aplican baños fluorados para ayudar con la mineralización deficiente.

Cómo prevenir la caries del biberón

En primer lugar, la higiene bucal es fundamental. El niño no debe irse a la cama sin que se haya limpiado su boca. Existen limpiadores especiales para antes de la dentición muy baratos. Si no se dispone de uno, bastará con envolver el dedo índice en una gasa humedecida y recorrer la boca del bebé, de modo que se limpian encías, lengua y espacio entre las mejillas y labios.

  • Empezar rutina de cepillado apenas broten los dientes.
  • Si el bebé está acostumbrado a una tetina o mamila para dormir, es preferible darle un chupete y retirarlo en cuanto concilie el sueño o un biberón que solo contenga agua.
  • Evitar los alimentos que contengan azúcar refinado.
  • Retirar el chupete y el biberón tan pronto como se pueda después del año.
gingivitis

¿Qué es la gingivitis?

La gingivitis es una enfermedad periodontal muy frecuente, ya que se presenta como una leve inflamación e irritación de los tejidos bucales. Esta patología puede afectar la estructura de los dientes e incluso el hueso alveolar.  

Aunque no parezca, esta enfermedad ataca a más del 50% la población adulta en todo el mundo. Es una infección que debe ser tratada con rapidez, ya que sus complicaciones pueden ocasionar pérdidas dentales e incluso daño cerebral. Si quieres saber más sobre este padecimiento, aquí traemos para ti toda la información necesaria.

Síntomas de la gingivitis

Toda patología presenta una variedad de anomalías que pueden afectar la salud a corto o largo plazo. La gingivitis es una enfermedad muy sencilla de detectar, ya que el paciente presenta dolor, enrojecimiento en las encías e incluso sangrados. Estos son los síntomas más comunes de esta dolencia.

Encías sangrando

Es uno de los síntomas más comunes de la gingivitis cuando está en su primera etapa. Aparece sangre en las encías al cepillar los dientes o usar hilo dental. El sangrado es abundante en el caso de enfermedades periodontales más agudas.

Mal aliento

Tener mal aliento es un síntoma que puede presentarse en cualquier enfermedad bucal. Sin embargo, es una señal determinante de una gingivitis temprana. Se presenta cuando hay un mal cepillado de los dientes y quedan restos de comida, que posteriormente se descomponen y causan un mal olor.

Encías irritadas

Las encías toman un aspecto inflamado y rojo. Al cepillarse los dientes, suele presentarse leves molestias en los tejidos blandos de la boca. Además, las encías suelen retraerse y estar rígidas. Esto implica que consumir alimentos duros sea doloroso, ya que hay una exposición severa de las raíces de las piezas dentales.

Causas de la gingivitis

La gingivitis ocurre principalmente por una acumulación de placa y bacterias alrededor de los dientes. En las zonas de difícil acceso se presentan inflamaciones que producen sensibilidad dental. Estas son algunas de las causas más comunes de esta enfermedad.

  • Falta de cepillado de los dientes o uso de hilo dental.
  • Cambios hormonales como la menstruación, menopausia o embarazo.
  • Diabetes e hiperglucemia.
  • Tabaquismo y adicción a estupefacientes.
  • Alcoholismo.
  • Insuficiencia de vitamina C.
  • Enfermedades crónicas como cáncer, alzhéimer y artritis.
  • Utilización de fármacos.
  • Herencia genética.
  • Falta de limpiezas dentales profesionales.

Prevención de la gingivitis

Esta enfermedad se puede evitar principalmente teniendo una buena higiene bucal. Es necesario que haya un cepillado diario mínimo de 2 veces. También se debe usar hilo dental después de cada comida. De esta forma, se eliminan restos de alimentos que pueden causar esta infección bacteriana.

Debe haber un chequeo constante por un profesional. Por eso, te recomendamos visitar un odontólogo cada 6 meses. 

Siempre es aconsejable hacer una limpieza bucal profunda y un análisis que evalúe la salud interna de los dientes, como las radiografías. Así evitarás el avance de enfermedades periodontales agudas. Una alimentación saludable y equilibrada es determinante. Debe existir un control del consumo de azúcar, ya que el exceso de glucosa en la sangre afecta la circulación de las encías.

chupete riesgos beneficios

¿Qué efectos tiene el chupete en los dientes de nuestros hijos? Riesgos y Beneficios

Una de las principales herramientas que utiliza toda madre para calmar a su pequeño bebé es un chupete. Esta es una pequeña pieza con forma de pezón elaborada con silicona o látex que el bebé succiona a su gusto para entretenerse.

Durante muchos años, el chupete ha sido de gran importancia en el cuidado del bebé. No obstante, son varias las opiniones que se pueden tener sobre las ventajas y desventajas del chupete en los dientes del bebé, especialmente cuando se trata de la dentadura que se desarrollará a futuro.

¿Por qué usar un chupete?

Entre las principales motivaciones que tienen las madres para usar un chupete se encuentran el calmar al bebé en un momento de llanto o entretenerlo para disminuir su ansiedad. Lo que nunca se debe hacer es utilizar el chupete para aumentar el tiempo entre comida y comida ya que esto aumenta los niveles de ansiedad del bebé.

Dependiendo de la madurez emocional del bebé o niño y los cuidados que le ofrezcan sus padres, el chupete puede ser una excelente herramienta, evitando caer en situaciones desfavorables de codependencia.

Se ha comprobado científicamente que son muchos los beneficios del uso del chupete en bebés o niños pequeños, especialmente cuando existe cierta tendencia a chupar el dedo.

Desventajas del uso del chupete en los dientes

Una premisa bastante popular en cuanto al uso del chupete es que este provoca que la mordedura se deforme. Sin embargo, es importante saber que pediatras y odontopediatras recomiendan el uso del chupete durante los primeros meses y años de vida, sin mayor contraindicación.

Se debe hacer un uso correcto del chupete para evitar cualquier tipo de daño permanente. El efecto continuo de la succión y la presión que esta genera en la cavidad bucal puede causar el desplazamiento de piezas dentales que lleva a una mordedura abierta o cruzada.

El uso del chupete durante el sueño representa una situación poco favorable que puede generar daños sobre la dentadura. Por eso, se recomienda el uso poco prolongado del mismo durante el día.

Por lo general, si se presentan efectos negativos sobre la dentadura por uso temprano del chupete, estas pueden corregirse espontáneamente tras unos 6 meses de suspensión de su uso.

¿Cuándo retirar el chupete para evitar daños en los dientes?

El uso del chupete debe ser evitado durante la primera semana de vida para no interferir con la correcta adaptación del bebé al pecho de la madre. Luego de este tiempo, el chupete puede ser utilizado puntualmente para calmar la ansiedad hasta que cumplan 3 años de vida.

A esa edad, dependiendo de la fisiología y anatomía del niño, puede iniciarse el desarrollo de desplazamientos de las piezas dentales que no necesariamente sean reversibles.

No se recomienda hacer uso del chupete hasta los 4 años de edad. Pueden aparecer malformaciones en la articulación temporomandibular, alteraciones de la forma natural de la mordida e, incluso, podrían ocurrir alteraciones del habla por deformación del paladar.

Después de esta breve explicación sobre los riesgos y beneficios del chupete en los dientes del bebé, recuerda que siempre tienes a tu disposición a nuestros dentistas para niños tanto en Burgos como en Palencia.