caries del biberon

Caries del biberón: síntomas, causas y tratamiento

Aunque te cueste creerlo, los bebés pueden desarrollar enfermedades bucodentales durante el proceso de brote de sus primeras piezas. La caries del biberón o rampante, como también la llaman debido a lo agresiva e invasiva que es, afecta a uno de cada cuatro niños antes de los 4 años, y 6 de cada 10 niños habrán tenido caries antes de los 12 años.

Ante estas cifras tan alarmantes, lo mejor es que sepas todo lo necesario acerca de esta enfermedad y puedas prevenirla a tiempo.

Qué es la caries del biberón y cómo se manifiesta

Se trata de una enfermedad que destruye la estructura de los dientes debido a la proliferación de bacterias, específicamente estreptococo mutans. Estas se alimentan de los azúcares residuales tras la alimentación. El resultado de la actividad de estos microorganismos es la elevación de los niveles de acidez bucal. En consecuencia, los minerales que protegen el diente merman hasta desaparecer.

Puedes descubrirla porque se presenta como pequeñas manchas blancas que luego se ven marrones o negras. Posteriormente, se puede ver cómo el diente afectado se deteriora hasta el punto de caerse si no recibe la atención necesaria.

Causas

La principal causa es el consumo de alimentos azucarados sumado a la higiene oral deficiente o la ausencia de esta. Erróneamente se cree que mientras el niño no tiene dientes, o cuando solo tiene pocas piezas, no es necesario limpiar la cavidad bucal, nada más alejado de la verdad.

Estas son las prácticas que conducen con mayor rapidez al desarrollo de caries del biberón:

  • Permitir que el niño se vaya a la cama y se duerma con el biberón.
  • Dejar que use el biberón como chupete.
  • Uso indiscriminado del chupete.
  • Mojar el chupete en miel, almíbares o untables dulces.
  • No limpiar la boca antes de dormir.
  • Consumo de bebidas azucaradas como, leche maternizada, gaseosas y zumos; así como de golosinas y bollería dulce.

Tratamiento para la caries

No existen tratamientos caseros para tratar la caries del biberón. Cualquier truco que se anuncie respecto a esto simplemente es falso.

Apenas notes que hay manchas, irregularidades en la superficie de un diente, que el niño se queja cuando mastica o consume alimentos fríos o calientes, debes traerlo a nuestros dentistas. La atención inmediata es vital para salvar tanto el diente temporal, como el diente permanente que yace debajo.

La edad del niño no importa. Si es necesario llevarlo al año, no hay razón para postergar la consulta con el especialista.

Lo más común es que se limpie la zona afectada y se coloque un empaste para detener el avance de la caries. También se aplican baños fluorados para ayudar con la mineralización deficiente.

Cómo prevenir la caries del biberón

En primer lugar, la higiene bucal es fundamental. El niño no debe irse a la cama sin que se haya limpiado su boca. Existen limpiadores especiales para antes de la dentición muy baratos. Si no se dispone de uno, bastará con envolver el dedo índice en una gasa humedecida y recorrer la boca del bebé, de modo que se limpian encías, lengua y espacio entre las mejillas y labios.

  • Empezar rutina de cepillado apenas broten los dientes.
  • Si el bebé está acostumbrado a una tetina o mamila para dormir, es preferible darle un chupete y retirarlo en cuanto concilie el sueño o un biberón que solo contenga agua.
  • Evitar los alimentos que contengan azúcar refinado.
  • Retirar el chupete y el biberón tan pronto como se pueda después del año.