encias sanas

Unas encías sanas, el principio de una boca sana

Al hablar de salud dental, la mayoría de inmediato lo asocia con el buen estado de los dientes. Aunque estos son protagonistas, la realidad es que no son los únicos. Además de estos existen otros factores a los que se debe tener presentes, como lo son la lengua y, por supuesto, las encías.

Para tener unos dientes sanos, en primer lugar, es necesario que las encías estén en buenas condiciones. Cuando estas se descuidan pueden llegar a sufrir algunas alteraciones que al final derivan en enfermedades sumamente delicadas.

Señales de encías poco sanas

Las encías pueden llegar a verse afectadas por diferentes razones por lo que vigilar su apariencia es un detalle fundamental. En caso de notar algún cambio, debes acudir inmediatamente con el especialista.

Entre los detalles que hay que tener presentes, están:

  • El color: Las encías son de color rosado por naturaleza, por lo que cuando este color cambia, es una señal de alarma. Pueden llegar a verse enrojecidas o incluso con una apariencia oscura.
  • Sangre: Ni sangrado ni mucho menos supurar. Cuando esto se presenta durante el cepillado o cualquier otro momento del día, algo no anda bien. Te aconsejamos visitar al dentista lo antes posible.
  • Cambio de volumen: Estas tienen un tamaño o apariencia particular que varía en cada persona. Cuando tienden a verse inflamadas o, por el contrario, retraídas, es necesario acudir al dentista.

A pesar de que existen diferentes patologías que pueden verse relacionadas con estas señales, principalmente son dos alteraciones. Ambas son mucho más comunes de lo que cualquiera podría pensar.

Gingivitis

Se calcula que alrededor de la mitad de la población mayor a 35 años sufre de gingivitis. Se trata de una inflamación de las encías como resultado de la acumulación de placa bacteriana que puede ir relacionada con un mal cepillado o mala higiene dental.

A pesar de que requiere de cuidados especiales, puede controlarse y ser inofensiva. No obstante, si se descuida, llega a derivar en periodontitis.

Periodontitis

Sumamente delicada y grave cuando no se le da la importancia suficiente, tanto para la salud bucal como en general. 

Aparte de los síntomas propios de la gingivitis, en este caso también se añade el deterioro y posterior destrucción de los tejidos que sostienen los dientes. Esto quiere decir que las encías se van retrayendo de a poco, dejando las raíces expuestas, favoreciendo la movilidad de las piezas e incluso su pérdida.